La industria aeronáutica andaluza intensifica su crecimiento en 2010 a pesar de la crisis y factura un 26% más

 

Distribución de empresas por provincias

 

Evolución de la facturación (millones de euros) y empleo (nº de empleados) en el sector aeronáutico andaluz

 

Distribución de empresas por actividad principal

 

Distribución subsectorial del volumen de ventas (millones de euros)

 

Distribución del empleo por cualificación

 

Distribución por área. Año 2010

 

Distribución del volumen de ventas por producto aeronáutico

Revistas Relacionadas: 
thumbnail
Aeronáutica Andaluza Nº 19
Junio 2011 (Especial Le Bourget)
8 Agosto 2011

Si ya en 2009 el sector aeronáutico andaluz logró resistir los embates de la situación económica internacional, facturando un 8% más, en 2010 logró incrementar todavía más sus ventas, concretamente un 26%, y llevarlas casi a los 2.000 millones de euros, concretamente 1.983 millones, cuatro veces el volumen de negocio que la industria andaluza tenía en 2001.

También el empleo ha mantenido su tendencia alcista, con un incremento interanual del 10%, alcanzando en 2010 los 10.278 profesionales en el sector.

El sector aeronáutico andaluz sigue mostrándose fuerte pese a la actual situación económica a nivel internacional y vuelve a situarse un ejercicio más como uno de los polos empresariales de la industria aeronáutica española y europea de mayor crecimiento en facturación y empleo.

Lejos de resentirse por el contexto financiero, los datos aportados por el Informe Estadístico del Sector Aeronáutico Andaluz de 2010 elaborado por la Fundación Hélice en colaboración con Aertec, ponen de manifiesto que la aeronáutica andaluza continúa en pleno proceso de crecimiento, expansión y diversificación y que este sector se está convirtiendo en uno de los de sectores estratégicos de mayor potencial de la economía andaluza.

Así, la industria aeronáutica andaluza creció en facturación, empleo, diversificación, productividad e incluso inversión en I+D, mostrando un comportamiento que parece evidenciar la asunción por parte del sector de las claves básicas para reforzar su protagonismo en el panorama aeronáutico internacional.

En concreto, y en lo que se refiere a ventas, el sector aeronáutico andaluz facturó 1.983 millones, un 26% más que en 2009, año en que también los ingresos aumentaron más de un 8% a pesar de la crisis. Este crecimiento supone que en la última década el volumen de negocio de la industria aeronáutica andaluza se ha multiplicado por cuatro, de los 495 millones de 2001 a los cerca de 2.000 millones actuales.

Y supone igualmente que las ventas de la industria andaluza ya representan el 24,1% de las ventas totales nacionales, con un crecimiento que, de mantenerse, consolidarán a Andalucía como el tercer gran polo aeronáutico europeo y el segundo de España, por detrás de Madrid.

El crecimiento de ventas en 2010 se sustentó principalmente en las empresas de montaje final (con un incremento de ventas del 40,7%), de montaje de grandes conjuntos (con un incremento del 28,1%), y de servicios, ensayo y espacio (un 67,8%). Por lo que se refiere al empleo, continua igualmente la tendencia alcista de modo que, si en 2009 se crearon más de 1.200 empleos, en el pasado ejercicio de 2010 se crearon 1.452 puestos de trabajo, un 10% más, hasta llevar el volumen de empleo del sector a 10.278 puestos de trabajo, 2,7 veces más que en 2001.

En consecuencia, el peso del empleo andaluz en el sector dentro del conjunto nacional siguió creciendo, hasta alcanzar el 24,7% del total. 

Mayor diversificación y productividad

Este crecimiento cuantitativo adquiere mayor valor porque va acompañado igualmente de otros valores cualitativos que hacen este crecimiento especialmente interesante. Así, resulta muy revelador comprobar que el aumento de la facturación no se soporta únicamente sobre productos de Airbus, y que la concentración de negocio sigue atenuándose poco a poco, gracias al peso que paulatinamente van adquiriendo las ventas de los productos que no proceden del fabricante europeo, sino de otros fabricantes como Boeing, Embraer, Bombardier, etc.

Las ventas a estos otros fabricantes en 2010 se incrementaron un 41,6%, subiendo su participación en la facturación total hasta el 23%, frente al 5% que representaba en 2001. Por lo demás, el Informe constata que los productos Airbus España tuvieron un crecimiento positivo en 2010 tras el descenso de ventas en aviones Airbus en 2009 y los productos Airbus Military mantienen su nivel de crecimiento del ejercicio anterior.

Se confirma así el esfuerzo de la industria andaluza para avanzar cada vez más la diversificación en clientes y en productos a nivel internacional, disminuyendo el nivel de dependencia de un cliente único y mejorando su equilibrio interno. 

Tractoras e industria auxiliar

El sector aeronáutico andaluz cuenta actualmente con 123 empresas, de las que más del 90% se concentran, al igual que el año anterior, en el eje Sevilla-Cádiz, que se ratifica como el motor de la industria aeronáutica en Andalucía. Por actividad de las empresas, la distribución se reparte de la siguiente forma: 30% de empresas mecánicas; 17% de ingeniería y consultoría, y 13% de montaje, dividiéndose el porcentaje restante entre empresas de materiales compuestos y plásticos, de material eléctrico y electrónico, de ensayos y análisis técnicos, aviación general, espacio y servicios.

Analizando el comportamiento diferenciado de las empresas tractoras, hay que señalar que la facturación en las empresas tractoras aumentó 375 millones de euros respecto al año 2009, un 35,6% más, gracias al crecimiento de ventas del 40,7% de Airbus Military.

El empleo en cambio cayó ligeramente, un 2,9%, situándose en 2.817 empleos. En consecuencia, la productividad, entendida como “facturación por empleado”, se incrementó en el conjunto de las tractoras un 40%, y en Airbus Military, un 45%. Por su parte, la industria auxiliar andaluza creció un 6,5% en ventas respecto al año anterior, superando los 555 millones frente a los 488,4 millones de 2009, y un 15,4% en empleo (1.655 empleos más). En esos nuevos puestos de trabajo, destaca el incremento significativo del personal asignado al área de ingeniería. Concretamente, el incremento de empleados de ingeniería junto al de I+D suponen que el personal de mayor cualificación técnica haya pasado del 21,6% en 2009 al 23,3% en 2010.

Otro dato para el optimismo es la evolución de la inversión en I+D por parte de la industria auxiliar, que se duplicó en un solo año, pasando de 4,3 en 2009 a 9 millones en 2010. Las empresas englobadas dentro del subsector ‘grandes conjuntos’ e ‘industria complementaria’ realizaron el 27,7% y el 44,13% del total de dicha inversión respectivamente. El único lunar en el comportamiento del sector auxiliar es el descenso de la facturación por empleado (alrededor de un 8%), que convierte la mejora de la productividad en un objetivo prioritario para las empresas auxiliares, que deberán incorporar actividades de mayor valor añadido, como mejor método de defensa frente a la amenaza de los países emergentes con costes laborales significativamente menores. 

Un futuro prometedor

El Informe Estadístico del Sector Aeronáutico Andaluz de 2010 elaborado por la Fundación Hélice en colaboración con Aertec, concluye pues que el futuro que se presenta para el sector aeronáutico andaluz parece bastante prometedor, no sólo por los datos, sino por lo que trasciende de ellos. Así, se está produciendo una paulatina concentración de empresas haciendo que éstas sean mas solventes y puedan asumir una mayor capacidad de crecimiento en el sector nacional e internacional. Igualmente, la actividad va diversificándose, extendiendo su actividad hacia campos más amplios que los tradicionales, las aeroestructuras, y dando cabida a nuevas áreas de interés como los sistemas, equipos y UAV’s, campo en el que el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC) está desarrollando algunas de las líneas de investigación más innovadoras y avanzadas de Europa.

Otro aspecto positivo es que desde el último trimestre del 2009 se ha consolidado un Tier 1 en Andalucía, Alestis Aeroespace, como paso necesario para seguir optando a nuevos paquetes de trabajo de envergadura del que pueda beneficiarse todo el tejido empresarial andaluz.

La creación de Alestis ha supuesto la acogida en Andalucía de importantes paquetes de trabajo para el A350, donde su impacto en facturación se ha visto ya reflejada en el transcurso de 2010. Asimismo, cabe destacar que el programa A400M se ha consolidado tras la realización de su primer vuelo a finales del 2009, según se desprenden de los resultados obtenidos por Airbus Military en 2010.

Asimismo, la evolución positiva no sólo de la inversión en I+D sino también del empleo directo asociado al I+D confirma el efecto positivo que sobre el sector está teniendo la actuación del Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales.