La calidad en la organización de producción de Airbus Military

Empresas Relacionadas: 
Revistas Relacionadas: 
thumbnail
Aeronáutica Andaluza nº13
Septiembre - Diciembre 2009
Sep 2, 2009

La seguridad es la génesis de la calidad. Sin la primera no puede existir la segunda. Bajo esta premisa se establecen los parámetros y mecanismos que Airbus Military articula sobre sus procesos de producción, así como sobre la cadena de proveedores con los que colabora, de cara a la obtención de los estándares de calidad que la compañía aplica al producto final antes de que éste llegue al cliente.

Dicho de otro modo, el objetivo de esta excelencia en la empresa es doble, la consecución de la seguridad del avión y la satisfacción del cliente.

Gonzalo Jiménez Mozo, Director de Calidad de Operaciones de Airbus Military

Las normativas

los cimientos de la calidad se encuentran en las normativas. la industria aeronáutica está regulada por administraciones civiles y militares. la European Aviation Safety Agency (EASA, Agencia Europea para la Seguridad en la Aviación) es la autoridad civil competente en materia de seguridad a nivel europeo. A través de la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA), ésta audita cada año todos los centros de producción de la compañía, así como su cadena de proveedores. Dentro del ámbito militar, por otro lado, las competencias de certificación en materia de seguridad recaen en la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa.

Al igual que sucede con la autoridad civil, la militar realiza una auditoría con una periodicidad anual en la que se comprueba que la compañía tiene capacidad para mantener la certificación. Y aún más, Defensa supervisa directamente nuestros procesos, productos y cadena de proveedores a través de equipos de trabajo que tienen presencia en cada una de nuestras factorías. las autoridades nacionales en materia de aviación, sean éstas civiles o militares, requieren y examinan todos los procedimientos y obligaciones que debemos cumplir durante las fases del ciclo de vida de un avión. las tres certificaciones (EASA 21, EASA 145 y PECAl 2110) que emiten estos organismos y con las que cuenta la organización de producción de Airbus Military son la evidencia objetiva de la eficacia de nuestro sistema de control y gestión de calidad.

Sin embargo, el cumplimiento de los requisitos que exigen estas autoridades para la expedición y reconocimiento de los estándares de calidad que se aplican en la compañía son tan sólo el planteamiento de mínimos que debemos satisfacer.

Pero esto no resulta suficiente para una empresa que, como Airbus Military, persigue la excelencia del producto final que entregará al cliente. Por esta razón, la compañía se adhirió a un programa para la creación de los estándares mínimos de calidad que debían regir los procesos productivos del sector aeronáutico. Y así se hizo hace ya más de diez años, porque la otra cara de la moneda que persigue la aplicación de estos mecanismos es obtener la satisfacción del cliente con la entrega del producto en el tiempo comprometido, con el nivel de calidad requerido y dentro del coste establecido. Dicho de otro modo, la organización no se conformaba con cumplir los planteamientos mínimos de las autoridades civiles y militares, quería ir más allá.

Para ello, la empresa se apoya en el sistema de Gestión de Calidad, para lo que toma como modelo la norma EN9100, que nació de un acuerdo alcanzado por diversas industrias del sector en el seno del International Aerospace Quality Group (IAQG, Grupo Internacional de Calidad Aeroespacial). Este organismo se puso en marcha en 1998 a iniciativa de las principales compañías fabricantes de aviones de todo el mundo (CASA entre ellas).

Este grupo desarrolla actuaciones de mejora para las propias empresas y sus proveedores, para lo que reúne el conocimiento y las mejores prácticas de sus miembros.

El resultado de este trabajo conjunto es la normativa del Sistema de Calidad EN9100 (2002), que se basa en el conocido estándar ISO 9000-2000, aunque lo completa y adapta a las características y necesidades del sector aeronáutico. Airbus Military fue, en el año 2002 (y como EADS-CASA), una de las primeras empresas en Europa y la primera en España en obtener esta certificación. una entidad emisora de certificados de calidad audita cada año la empresa y, cada tres años, realiza una recertificación completa de la compañía. Disponer de este certificado significa que nuestro sistema de calidad cumple con los altos estándares del sector y que nuestros clientes pueden confiar plenamente en el cumplimiento de sus exigencias de calidad.

En lo que respecta al campo de los procesos especiales (tales como los tratamientos térmicos, superficiales o composites, entre otros), esto se complementa con la adhesión de la empresa y sus proveedores al programa NADCAP, que también es una iniciativa de IAQG.

El sistema y su aplicación

Así, Airbus Military no sólo cuenta con las certificaciones de calidad necesarias y es auditada regularmente como verificación de que sus prácticas satisfacen las exigencias de estas normas y de que la empresa mantiene la tenencia de estos certificados. Sin embargo, esto no es más que la base. ¿En qué se apoya nuestro sistema de calidad y cómo se despliega éste en los procesos productivos de la empresa? El primer eslabón de esta cadena se encuentra en la decidida voluntad de la Dirección de la compañía para que ésta tenga el nivel de calidad más elevado.

Todo ello se traduce en la estrategia a desarrollar y en los objetivos que se deberán cumplir al finalizar cada ejercicio; en los medios que se utilizan (infraestructuras y equipos); en recursos humanos especializados en las tareas que llevan a cabo; en los procedimientos (desde el Manual General de Calidad a Instrucción Técnica en Taller); y en la organización y su despliegue en cada función o proceso. lo anterior no son meras intenciones ni el solo cumplimiento de las exigencias mínimas de los estándares sobre el papel. la empresa pone todo su empeño en que sus productos cuenten, no con estos mínimos, sino con el máximo nivel de calidad y que éste sea un marchamo que acompaña invariablemente a sus productos.

Por esta razón le dedica una buena parte de sus recursos humanos. De hecho, uno de cada diez empleados internos del área productiva de Airbus Military pertenece a la organización de Calidad. Estos equipos realizan una serie de tareas bien definidas en cada una de nuestras factorías: dan conformidad a nuestros productos (para lo que realizan verificaciones, ensayos e inspecciones de primer artículo, entre otras labores); llevan a cabo la interlocución con las autoridades; se encargan de la entrega del producto a los clientes (lo que implica un proceso de aceptación, documentación de la entrega, etc.); e impulsan la mejora continua mediante la medición y control de los procesos, la participación en la puesta a punto de éstos, etc.

Dentro de la organización de producción de la compañía, existen dos departamentos que dan soporte a todas las factorías, el de Sistemas de Calidad, que se encarga de las auditorías internas, de los procedimientos y de los proyectos de mejora; y el de Control de Materiales y Procesos, que es el responsable de los laboratorios, de la metrología, de las certificaciones de procesos especiales ya mencionados, de los ensayos no destructivos y del programa NADCAP, entre otras cuestiones. la coordinación entre los recursos de calidad desplegados en cada área productiva y estos dos departamentos centrales da como resultado la implantación real de un sistema de calidad eficaz.

Sin embargo, y como es lógico, la calidad no es el resultado únicamente de tener una organización dedicada a controlarla y verificar que alcanza los niveles exigidos. lo que realmente permite ofrecer al cliente la excelencia en calidad es que toda la organización disponga de los medios materiales, recursos humanos y procedimientos y que despliegue los procesos que dan lugar a productos y servicios de calidad. Esto se plasma en estrategias, en proyectos de mejora y en los objetivos que se marcan con periodicidad anual para obtener resultados consolidados en la mejora constante del sistema de calidad, así como de la percepción que tienen nuestros clientes de éste.

Sirva de ejemplo una afirmación que no es nada baladí, todas las decisiones y actuaciones de la organización están dirigidas a la obtención de la excelencia en calidad. Tomemos la instalación en un hangar de una grada que hará de apoyo para uno de los aparatos que se encuentren en construcción; la calidad final del producto también estará ligada a la mejor práctica a la hora de instalar esta plataforma para evitar cualquier desequilibrio, por pequeño que éste pudiera ser.

El papel de los proveedores

Si importante es la aplicación de sistemas de control de calidad a nuestros productos, igual relevancia tiene la que esperamos de nuestros proveedores. De forma general, requerimos que tengan un sistema de calidad que cuente con la certificación EN9100. En los casos en los que los paquetes subcontratados incluyan tareas de procesos especiales, también contamos con que dispongan del certificado NADCAP de IAQG.

Estas condiciones son necesarias, aunque no son suficientes. A partir de ellas y de la supervisión que ejercemos sobre sus productos y servicios, se establece un nivel de delegación de calidad. éste será mayor o menor en función de la confianza generada por el proveedor a través de una serie de evidencias objetivas. la delegación puede variar de amplitud dentro de un abanico que va desde la Calidad Delegada, por la que el proveedor envía productos directamente a nuestros clientes externos o internos, hasta el otro extremo, en el que, en casos particulares o temporales, se realiza una inspección del producto en las instalaciones del proveedor antes de que se efectúen los envíos. la empresa dispone de una organización de calidad específica para la evaluación y supervisión continua de sus proveedores.

Con el objetivo de facilitar, apoyar y mejorar la calidad de los productos de nuestros colaboradores también realizamos acciones formativas entre ellos para fomentar su desarrollo.

Últimos hitos

El camino de la excelencia se jalona, entre otras buenas prácticas, con éxitos en materia de calidad. Entre los últimos hitos alcanzados a este respecto por Airbus Military se encuentran dos de especial relevancia. uno de ellos ha sido la transferencia el pasado 12 de noviembre del primer prototipo del A400M a la organización de Ensayos de Vuelo desde la línea de montaje final (FAl) de San Pablo Sur en Sevilla, un aparato que el pasado 11 de diciembre realizó con éxito su primer vuelo.

El otro, la terminación de la conversión del segundo MRTT (avión cisterna de transporte multimisión, del inglés Multi Role Tanker Transport) para la Royal Australian Air Force (RAAF, Real Fuerza Aérea Australiana) realizado por Qantas en sus instalaciones de Brisbane (Australia), para lo que ha contado con el apoyo de un equipo residente de Airbus Military, en un trabajo nuevo para Qantas y a 17.000 kilómetros de España. Estos son los principales mecanismos en materia de calidad que aplica la organización y la forma en la que los articula para asegurarse a sí misma y al cliente la excelencia del producto final.