A400M: un avión “made in Andalucía”

Empresas Relacionadas: 
Revistas Relacionadas: 
thumbnail
Aeronáutica Andaluza nº13
Septiembre - Diciembre 2009
Sep 2, 2009

La industria aeronáutica andaluza ha jugado un papel importante en el desarrollo del programa del A400M, demostrando la capacidad de trabajo y la tecnología con la que cuentan actualmente las empresas del sector de nuestra comunidad. Además, abre nuevas oportunidades para el futuro para acoger nuevos proyectos de los grandes fabricantes de aviones.

El primer vuelo del avión de transporte militar A400M ha sido muy bien recibido por parte del sector aeronáutico andaluz, uno de los principales implicados en el desarrollo del programa, y viene a refrendar la importancia de la colaboración internacional en los grandes proyectos industriales vinculados a la aeronáutica mundial. la fabricación del A400M es un proceso fruto de la cooperación de diferentes países europeos, ya que en su desarrollo y producción intervienen centros y factorías de diferentes puntos del continente como Hamburgo (Alemania), Getafe (España), Filton (Reino unido), Ankara (Turquía), Saint Nazarie (Francia), Bremen (Alemania), Cádiz y Sevilla (España).

No obstante, es especialmente destacable el papel de la industria española y la participación andaluza en uno de los proyectos de mayor envergadura a nivel internacional en los últimos años, en el que la industria aeronáutica de nuestra comunidad ha adquirido una importancia fundamental no sólo por la carga de trabajo que soporta en el proyecto, con más de la mitad de la facturación subcontratada por Airbus Military, sino por albergar, por primera vez en la historia de la aeronáutica, una línea de Montaje Final (FAl) en su territorio.

Este hecho ha servido para situar a Andalucía en el mapa de la aeronáutica mundial y para demostrar la capacidad de trabajo y tecnología que las empresas andaluzas del sector pueden afrontar en la actualidad, situándose a la vanguardia de la innovación y la ingeniería en los grandes proyectos aeronáuticos.

Impulso al sector

El A400M ha supuesto un impulso definitivo para las empresas del sector aeronáutico andaluz y ha servido para posicionar estratégicamente a nuestra comunidad, abriendo nuevas posibilidades para el futuro en cuanto a carga de trabajo y creación de empleo para la industria andaluza con nuevos proyectos de los grandes fabricantes de aviones. “El éxito del primer vuelo del A400M supone además de un hito que nos enorgullece en la medida en que hemos contribuido al mismo, un reconocimiento y un premio a la excelencia por el esfuerzo y el trabajo realizado, como parte del ambicioso proyecto aeronáutico asumido por nuestra comunidad.

Al mismo tiempo, todo esto permite a empresas andaluzas como MDu colocarse de forma impecable en el escaparate aeronáutico militar y, a su vez, representar a Andalucía como referente en el ámbito de la innovación y el desarrollo”, señala Ramón Sánchez Garduño, consejero delegado del Grupo IuD (MDu). la alegría por el desbloqueo definitivo del programa y el primer vuelo del avión es generalizada entre los empresarios andaluces. “la consecución con éxito del primer vuelo del A400M es una noticia que nos satisface a todos y que culmina unos años de incertidumbres y también de ilusiones que esperamos reporte para la industria andaluza una importante carga de trabajo para los próximos años”, apunta José Cañas, catedrático de universidad de Sevilla y uno de los fundadores de TEAMS. Por su parte, Rafael Romero, director de la División Aeronáutica de Ghenova, afirma que “al igual que para el resto de la industria auxiliar andaluza, el A400M ha supuesto una gran oportunidad para nuestra empresa.

A pesar de los retrasos que acumula el programa, que ha ralentizado la expansión del tejido industrial andaluz, es indudable que la elección de Sevilla como ubicación de la FAl y posterior entrega de este avión, así como el futuro centro de adiestramiento de pilotos, va a asegurar en los próximos años una carga de trabajo que contribuirá al fortalecimiento del entorno industrial existente y la creación de nuevas empresas que complementen la cartera de servicios actuales. Al mismo tiempo, el A400M va a mantener de forma permanente la situación de Sevilla y Andalucía en el mapa aeronáutico mundial”. “Se mire por donde se mire, el primer vuelo del A400M es un sueño hecho realidad para todas las empresas andaluzas que, como Galvatec, han apostado fuerte por un sector tan competitivo y tan complicado como es el sector aeronáutico. la ubicación de una FAl de Airbus en Sevilla también supone un escaparate a nivel mundial de todas las empresas del tejido auxiliar, y está atrayendo a grandes compañías aeronáuticas a conocer y aprovechar nuestras capacidades.

El A400M es, actualmente, una muy buena noticia para todo el sector aeronáutico andaluz, pero con el tiempo puede convertirse, echando la vista atrás, en el hito que impulsó el cambio radical que necesitábamos para garantizar el futuro de nuestra industria. Sin la implicación de empresarios, organismos y trabajadores esto no será posible, pero al menos tenemos esa increíble oportunidad por delante, que no podemos ni debemos dejar escapar. Y oportunidades como esta no aparecen todos los días”, asegura Francisco de la Vega, director de Galvatec.

Participación andaluza

Como bien destacan las empresas andaluzas del sector aeronáutico, nuestra comunidad ha jugado un papel importante en el desarrollo del programa del A400M. En Andalucía se fabrica el estabilizador horizontal de cola del avión, que se desarrolla en la planta de EADSCASA en Tablada, Sevilla. Este estabilizador se monta íntegramente en España y está fabricado en un 90% con fibra de carbono y un 10% con metales ligeros, fundamentalmente aluminio y titanio. la factoría de Tablada se encarga igualmente de fabricar una parte de los componentes en tecnología de mecanizado de alta velocidad, aunque la mayor parte de las piezas del HTP provienen de diferentes empresas y lugares, entre ellas, firmas de Andalucía como Sacesa (piezas en fibra de carbono del timón), Easy Industrial Solutions (aporta también fibra), Airgrup (tuberías), EADS-CASA San Pablo (mazos eléctricos), o Meupe Consur y Alestis (SK10).

El montaje e instalación de los sistemas se lleva a cabo en la factoría de Tablada. Además, las carenas de flaps del avión están fabricadas íntegramente en fibra de carbono y se elaboran con diferentes tecnologías de producción, entre las que cabe resaltar la de fiber placement, un proceso muy moderno de fabricación de materiales compuestos en el que la factoría de EADS-CASA en la Bahía de Cádiz, responsable de su fabricación, es referente. Estas carenas incorporan otros elementos metálicos fabricados en las factorías de EADS-CASA y por diferentes empresas andaluzas subcontratistas, como Galvatec. Andalucía participa también en los capots del motor. En concreto, la factoría de Tablada se encarga de la fabricación en titanio de complejas piezas mecanizadas, mientras que el centro de Bahía de Cádiz realiza piezas de chapa.

En la fabricación de estos capots colaboran también Alestis, con la producción de los 'paneles sándwich' de fibra de carbono, y las empresas Sevilla Control y Airgrup, en lo relativo a piezas mecanizadas y soldadas. Además, participan en el programa del A400M otras empresas que desarrollan paquetes subcontratados, como ElIMCO (sistemas automáticos de pruebas y servicios de soporte técnico y logístico para la FAl), Navair (estudio y diseño de los utillajes de producción para la FAl), Aertec (organización industrial y logística de la FAl, centro logístico externo y proveedor de cabecera Aircraft Interface Modules tipo Zona), MDu (trabajo con equipos avionables, sistemas de pruebas automáticos y ensayos en tierra), Ghenova (diseño del suelo de carga y certificación de las alas), CESA (sistemas del tren de aterrizaje, rampa y portalón), Inespasa (diseño, fabricación y montaje de útil de ensayo estático de alas), TADA (fabricación, tratamientos superficiales y montaje de subconjuntos) o TEAMS (sistemas de pruebas y ensayos de los procesos de enmallado de mazos de cables eléctricos).

FAL del A400M

El A400M ha servido para que Andalucía acoja la primera línea de ensamblaje final (FAl) de un programa de uno de los grandes fabricantes de la industria aeronáutica, el consorcio europeo EADS, a través de su filial Airbus Military. la FAl del A400M está situada junto a la planta de EADS de San Pablo, en Sevilla, y tiene una superficie total de 145.000 metros cuadrados construidos sobre una parcela de 600.000 metros cuadrados. Su inversión superó los 600 millones de euros.

Esta planta dispone de una nave principal, en la que se ensambla el avión, de 30.000 metros cuadrados, así como otras cinco naves o hangares complementarios, y puede llegar a albergar hasta 10 aviones en proceso de fabricación. la instalación de esta primera FAl en Andalucía ha convertido a la región en el tercer polo aeronáutico más importante de Europa, tan sólo por detrás de Toulouse (Francia) y Hamburgo (Alemania), ya que contar con una factoría de este tipo lleva aparejada una importante creación de empleo, así como la instalación en el territorio de grandes empresas de servicios y sistemas aeronáuticos que dan soporte a la línea de montaje final y que suelen subcontratar además servicios a empresas auxiliares locales. la FAl ha traído aparejado también otro gran proyecto aeronáutico: el Centro de Entrenamiento de Pilotos del A400M.

Este centro, que será gestionado por EADS, comenzó siendo una herramienta para dar la formación básica sobre la nueva aeronave a los futuros pilotos del avión militar, aunque el proyecto ha derivado finalmente en un centro de entrenamiento de pilotos y tripulaciones de aviones de transporte militar, lo que amplía su cobertura. Aunque aún está en desarrollo –su puesta en marcha podría realizarse durante 2010-, el centro será el más avanzado de Europa en su categoría, porque contará con la última tecnología en simulación de vuelo, así como un área de I+D que trabajará en el desarrollo de nuevas herramientas de enseñanza, lo que le permitirá estar siempre a la vanguardia.

Además de todo ello, las empresas andaluzas del sector aeronáutico confían en que el éxito del primer vuelo del A400M contribuya al impulso definitivo para la ampliación del Parque Tecnológico Aeroespacial de Andalucía, Aerópolis, situado estratégicamente junto a la FAl y la factoría de Airbus Military, y el aeropuerto de San Pablo de Sevilla. Aerópolis cuenta actualmente con un total de 580.000 metros cuadrados, aunque tiene prevista un incremento de su superficie que duplicará su dimensión, con el objetivo de albergar nuevas empresas del sector o vinculadas a la industria auxiliar andaluza.

El A400M ha servido para que Andalucía acoja la primera línea de ensamblaje final (fAL) de un programa de uno de los grandes fabricantes de la industria aeronáutica, el consorcio europeo EADS, a través de su filial Airbus Military

 

 

PRINCIPALES EMPRESAS ANDALUZAS PARTICIPANTES EN EL PROGRAMA DEL A400M

Aeroestructuras Sevilla
Aertec
Airgrup
Alestis (SK10)
AyG Sevilla
CESA
Consur
EADS-CASA
Easy Industrial Solutions
EIIF
ELIMCO
Galvatec
Ghenova
Industria Siderometalúrgica Giennense
Inespasa
MDU
Mecaprec
MEUPE
MP
Navair
Prescal
Sacesa
Sevilla Control
STSA
TADA
TEAMS
Veiasa