Andalucía muestra sus credenciales en Unvex con la presentación del Centro de vuelos experimentales ATLAS

 

UNvEx acogió la presentación oficial de ATlAS, que despertó el interés de los principales organismos, entidades y empresas participantes en la muestra

 

Recreación virtual de las futuras instalaciones del centro ATLAS.

 

Recreación virtual de las futuras instalaciones del centro ATLAS.

 

Manuel Cruz, director de la Fundación Hélice, durante su participación en una mesa redonda en UNVEX.

 

El presidente de la Fundación Hélice, Juan Pedro Vela, ejerció de moderador en una de las charlas de la feria nacional de UAVs.

Empresas Relacionadas: 
Revistas Relacionadas: 
thumbnail
Aeronáutica Andaluza nº14
Enero - Marzo 2010
Jan 1, 2010

Andalucía apuesta de manera firme por los sistemas de aviones no tripulados (UAS) con la creación de las primeras instalaciones en España dedicadas íntegramente a la investigación y experimentación de este tipo de aeronaves: el Centro de vuelos Experimentales ATlAS. El proyecto, que cuenta con una inversión de 4,2 millones y se ubicará en Jaén, ofrecerá a la comunidad aeronáutica internacional un escenario único para el desarrollo de tecnologías aplicables a este tipo de aviones, consideradas clave en materias de seguridad y defensa. Estas fueron las credenciales que nuestra Comunidad llevó a UNvEx, el encuentro nacional más importante en torno a los UAv

Andalucía contará en los próximos meses con las primeras instalaciones de España dedicadas íntegramente a la experimentación de tecnologías y sistemas de aviones no tripulados UAS (Unmanned Aircraft System) o UAVs (Unmanned Aerial Vehicles), el Centro de Vuelos Experimentales ATLAS.

El sector aeronáutico en nuestra comunidad lo tiene claro: el desarrollo de los sistemas y aviones no tripulados es el futuro de la industria aeronáutica internacional, y por ello, la Junta de Andalucía y el cluster aeronáutico andaluz han apostado de manera firme por la creación de un centro que permita la investigación y experimentación de nuevas tecnologías que se puedan aplicar a los vehículos no tripulados y a la navegación aérea.

Esto permitirá que Andalucía disponga del único centro de estas características de todo el territorio nacional y el tercero en Europa, donde ya existen instalaciones similares en Gran Bretaña y Suecia, y sobre todo, que se sitúe a la vanguardia de una de las áreas con mayor proyección de la industria aeronáutica y aeroespacial mundial. El Centro de Vuelos Experimentales ATLAS ofrecerá a la comunidad aeronáutica internacional un aeródromo dotado de instalaciones de excelencia y de un espacio aéreo idóneo para la realización de ensayos en vuelo con sistemas de aeronaves no tripuladas.

Su principal objetivo es que empresas fabricantes y operadores de UAS, autoridades reguladoras, organismos oficiales, y Universidades y centros tecnológicos dispongan de un escenario único para la investigación y desarrollo de tecnologías aplicables a este tipo de aviones, considerados clave para el sector aeronáutico en materias de seguridad y defensa. Las futuras instalaciones contarán con una inversión de 4,2 millones de euros, según aprobó el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía a finales del pasado mes de enero.

Esta inversión, cofinanciada en el ámbito de Programa Operativo FEDER de Andalucía 2007-2013, se materializará a través de un incentivo directo a la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA), entidad promotora del proyecto e integrada por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) y diversas instituciones y empresas del sector.

Situación estratégica

El centro ATLAS se ubicará en la provincia de Jaén, en el municipio de Villacarrillo, un enclave estratégico que no ha sido elegido al azar, sino que destaca precisamente por disponer de un espacio aéreo cuya situación, climatología y orografía son magníficas para el desarrollo de pruebas con aeronaves no tripuladas. Además, su localización le permite disfrutar de unas excelentes comunicaciones con el resto de Andalucía y España a través de la Autovía de Andalucía (A-4), a poco más de una hora de la línea de alta velocidad (AVE) Córdoba-Madrid y del aeropuerto de Granada-Jaén, y a dos horas de los aeropuertos de Sevilla, Málaga y Almería.

El nuevo centro de experimentación se construirá sobre una parcela de 15 hectáreas en el paraje de Herrera, en el término municipal de Villacarrillo. En sus instalaciones está prevista la construcción de una pista de vuelo principal de 800 metros de longitud y 18 metros de anchura y una auxiliar de hierba de 400 x 15 metros, una sala de control para el seguimiento de las misiones, varios hangares independientes con espacio de oficinas y talleres, y otras dependencias destinadas para el soporte logístico-técnico del aeródromo. Además, ATLAS contará con una reserva de espacio aéreo segregado en una zona del centro-este de la provincia de Jaén, con una extensión aproximada de 35 x 30 kilómetros y una altura máxima de hasta 5000 ft (1,6 kilómetros, aproximadamente). Su puesta en funcionamiento está prevista para finales de 2010.

Las principales actividades que se desarrollarán en este centro de vuelos experimentales consistirán en estudiar cómo mejorar la capacidad de los aviones no tripulados y probar su eficacia en el aire. De este modo, se llevarán a cabo operaciones de UAS ligeros y tácticos (de hasta 650 Kg MTOW), la validación de tecnologías de navegación, guiado y control de aeronaves, así como de nuevas técnicas ATC/ATM, ensayos y certificación de vehículos UAS y la acreditación de pilotos, operadores y mecánicos de este campo.

Presentación en UNVEX

La puesta de largo en público del nuevo Centro de Vuelos Experimentales ATLAS se formalizó a inicios del pasado mes de marzo en UNVEX 2010, la feria nacional sobre el sector de los sistemas y aviones no tripulados, a la que acudió el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC), dependiente de FADA, encargado de gestionar y desarrollar las nuevas instalaciones andaluzas. Para la presentación del centro ATLAS, CATEC dispuso de un stand informativo en la zona de exposición de la muestra en la que se dio a conocer la iniciativa a los principales organismos, entidades y empresas participantes en UNVEX. El proyecto despertó el interés de los asistentes a la feria y sirvió para que los profesionales andaluces pudieran intercambiar información y debatir sobre las últimas novedades relacionadas con los sistemas no tripulados con otros expertos nacionales.

Asimismo, el presidente de la Fundación Hélice y director general del CATEC, Juan Pedro Vela, ejerció de moderador de la charla “Aplicaciones de los sistemas no tripulados”, mientras que el director científico del centro, el profesor Aníbal Ollero, realizó una ponencia sobre las “Tendencias en la investigación y desarrollo en sistemas de vehículos no tripulados”.

La participación andaluza en UNVEX se cerró con la intervención del director de la Fundación Hélice, Manuel Cruz, en una mesa redonda sobre los clústeres aeronáuticos y el futuro del sector, en el que destacó la apuesta de Andalucía por los UAS y la importancia del proyecto ATLAS.

En la feria, que este año celebraba su tercera edición, se dieron cita las más importantes empresas y profesionales del sector aeronáutico y aeroespacial español interesados en la investigación y desarrollo de los UAS, como EADS Defence & Security, Thales, BAE Systems, Isdefe, Indra, ITP, Sener, CESA y la andaluza Elimco.

Experiencia investigadora

Los aviones no tripulados son naves que pueden ser controladas mediante control remoto o que disponen de capacidades de vuelo sin intervención humana, evitando el riesgo inherente a los vuelos tripulados en entornos hostiles, condiciones de vuelo con escasa visibilidad o, en general, con condiciones meteorológicas adversas. Muy utilizada en seguridad y defensa, la aviación no tripulada necesita, sin embargo, un intenso trabajo de investigación para su uso civil y comercial con pleno acceso al espacio aéreo controlado.

Entre sus últimas aplicaciones en este ámbito destacan las relativas a gestión de desastres naturales, lucha contra incendios forestales, inspección de instalaciones y edificios, recogida de datos meteorológicos y medioambientales, cinematografía, elaboración de mapas digitales para ingeniería civil o realización de vuelos en entornos agresivos, de escasa visibilidad o climatología adversa.

Si Andalucía ya cuenta con un centro de experimentación en la provincia de Huelva en El Arenosillo, dependiente del INTA, que también estudia las aplicaciones en UAS pero orientadas a defensa y espacio, las nuevas instalaciones jiennenses supondrán un importante respaldo a la experiencia investigadora andaluza en relación con vuelos no tripulados en el ámbito civil y a la labor que se está impulsando desde hace varios años en distintos organismos públicos y centros tecnológicos ligados al sector aeronáutico y al mundo académico.

Destacan en este sentido los grupos de investigación de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Sevilla, que participan a través de AICIA en diversos proyectos nacionales e internacionales de I+D+i centrados en componentes y sistemas de aviación no tripulada. Asimismo, el CATEC tiene entre sus principales líneas estratégicas el desarrollo de proyectos relacionados con UAS, en los que viene trabajando intensamente desde su constitución con asesores e investigadores como el profesor Aníbal Ollero, uno de los más reconocidos expertos de sistemas y aeronaves no tripuladas en España.

Proyección de futuro

La apuesta por la investigación y desarrollo de los UAS es una de las líneas estratégicas que el sector aeronáutico andaluz ha establecido como una de sus principales prioridades para los próximos años, ya que se trata de una de las áreas con mayor proyección de futuro dentro de la industria aeronáutica y aeroespacial mundial, y con mayores posibilidades de desarrollo y crecimiento tecnológico.

Como ya ha ocurrido en el ámbito de los composites o la fibra de carbono, en los que Andalucía se ha situado como un referente en el sector aeronáutico internacional, el Gobierno andaluz y las instituciones, entidades y empresas que conforman el tejido industrial aeronáutico de la comunidad quieren que Andalucía sea clave en el desarrollo de los UAS, de manera que se sienten las bases para aprovechar el auge de esta emergente actividad y sitúe a España y a Andalucía por delante de otros países aspirantes a competir en esta área.

El Centro de Vuelos Experimentales ATLAS es, sin duda, una iniciativa que permitirá dar ese salto de calidad en el apartado de los sistemas y aviones no tripulados y que, además de potenciar una nueva tecnología de vanguardia para la industria aeronáutica, contribuirá a dotar de una mayor competitividad a las empresas del sector aeronáutico andaluz.

A la espera del Centro de Excelencia de UAS de EADS

Andalucía también podría albergar el nuevo Centro de Excelencia de Aviones No Tripulados que el consorcio aeronáutico europeo EADS baraja situar en España, y por el que compiten otras comunidades como Cataluña, Madrid y Galicia. Este centro de excelencia es un proyecto que data de 1999, año en que se cerró la integración de la española CASA en EADS.

Durante el proceso de fusión, el Gobierno español logró el compromiso de que el consorcio aeroespacial instalara alguno de sus centros en territorio español y el actual ejecutivo considera que dedicar estas instalaciones a las naves no tripuladas podría ser una manera de dar cumplimiento al acuerdo. EADS aún no ha detallado las condiciones que se han de reunir para albergar el Centro de Excelencia de Aviones No Tripulados ni ha resuelto aspectos como qué competencias tendrá la instalación o cuál será la inversión necesaria.

Las comunidades españolas candidatas a acoger este centro esperan que la compañía europea mantenga su compromiso y ubique el centro en suelo español, aunque no se descarta que acabe situándose en Francia o Alemania, países que, junto a España, trabajan en el proyecto UAS Talarion, que se presentó oficialmente el pasado año en París. Con la puesta en marcha de ATLAS, Andalucía da un paso decisivo como territorio de referencia en el campo de investigación de los sistemas de navegación no tripulados y se coloca a la cabeza en la carrera por liderar este campo y albergar el futuro centro de excelencia del consorcio aeronáutico europeo.