El sector andaluz pone rumbo hacia los nuevos retos estratégicos del futuro aeronáutico

Empresas Relacionadas: 
Revistas Relacionadas: 
thumbnail
Aeronáutica Andaluza Nº 19
Junio 2011 (Especial Le Bourget)
Aug 8, 2011

Andalucía es hoy considerada una de las regiones europeas que mayor expansión ha experimentado en la última década dentro del sector aeronáutico internacional gracias a unos excelentes resultados en términos de crecimiento económico, empleo, productividad y desarrollo tecnológico que hoy son difíciles de encontrar en otras áreas geográficas que cuentan con un tejido empresarial de cierta dimensión en este ámbito.

Sin embargo, en un mundo globalizado, en el que la industria aeronáutica ha sido pionera en el desarrollo de grandes proyectos con actores múltiples procedentes de diferentes naciones y continentes, y que precisamente se caracteriza por su alto componente tecnológico y su evolución constante, esto no es suficiente para asegurar la actividad productiva andaluza en el futuro. Es necesario mucho más: una continua adaptación a las necesidades del mercado y del sector para poder competir con garantías ante los nuevos desafíos que se presentan dentro de la aeronáutica mundial.

Por eso, Gobierno andaluz, empresas, instituciones y entidades económicas y sociales han puesto en marcha un programa de actuaciones estratégicas con el fin de consolidar la industria aeroespacial andaluza como un sector plenamente competitivo, basado en el conocimiento y la innovación, y convertirlo en un motor de desarrollo económico en la comunidad, que posibilite una mayor capacidad y oferta de actividades y productos que favorezcan el desarrollo de nuevas iniciativas aeronáuticas en el futuro.

Se trata de un ambicioso plan con el que el sector andaluz busca ajustarse a las tendencias del mercado internacional para salir mejor posicionado ante las oportunidades de negocio que se generarán en los próximos años, y que marcarán, en buena parte, el devenir de esta industria. Impulsado por la Junta de Andalucía como desarrollo del Plan Andaluz de Desarrollo Industrial (PADI) 2008-2013, el Programa de Acción del Sector Aeroespacial parte de un análisis y estudio de la situación de la industria andaluza y de sus principales valores potenciales, del panorama internacional y las tendencias del mercado aeronáutico en la actualidad, y de los retos y factores a desarrollar para consolidar su posición y reconocimiento como polo aeronáutico de referencia y excelencia.

En esta radiografía se destacan algunos aspectos clave como la cada vez mayor relevancia del mercado exterior en el sector andaluz, con un crecimiento de más del 800% desde 2001; el aumento sostenido de la productividad tanto en las empresas tractoras como en las auxiliares (lo que repercute en una mayor competitividad y exportación de sus productos y servicios); así como un aumento de la diversificación hacia otras grandes compañías (Embraer, Bombardier, Boeing, Dassault, Eurocopter) a pesar de su todavía muy presente dependencia de los constructores del entorno europeo (Airbus Military y Airbus).

También existen otros puntos fuertes como la presencia de la FAL del A400M como ampliación de la actividad de montaje final de aviones de transporte militar y defensa; el liderazgo en programas de desarrollo de nuevos productos y servicios derivados de las empresas tractoras ubicadas en Andalucía; la presencia de compañías integradoras Tier One como Alestis, Aernnova y Aciturri; la creciente formación de nuevos grupos empresariales o la ratificación de la industria andaluza como segundo polo aeroespacial a nivel nacional. Además, cuenta con una cadena de valor dominada por las grandes empresas proveedoras de primer nivel frente a un amplio tejido auxiliar concentrado fundamentalmente en el eje Sevilla-Cádiz, principal promotor del sector en Andalucía.

Empresas, Administración y entidades vinculadas a la industria aeroespacial en Andalucía han puesto en marcha un programa de actuaciones específicas con el fin de convertirlo en un sector plenamente competitivo y motor de desarrollo económico de la comunidad. Un ambicioso plan con el que la aeronáutica andaluza busca ajustarse a las tendencias del mercado internacional para salir mejor posicionada ante las oportunidades de negocio que se generarán en los próximos años, y que marcarán, en buena parte, el devenir de la industria mundial

 

Adaptarse a un nuevo escenario

La trayectoria creciente del sector aeronáutico andaluz en los últimos años se enfrenta, por tanto, a un periodo clave para su reforzamiento y relanzamiento hacia nuevos horizontes, en el que las tendencias que se observan en el contexto internacional serán las encargadas de marcar las reglas del juego a un plazo medio-largo de tiempo. Así, en el mercado civil se detecta un proceso de deslocalización de la actividad aeronáutica a zonas de menor valor añadido, bajo la influencia del dólar, y a nuevos mercados emergentes como China; mientras que el segmento militar es más estable y dispone de interesantes perspectivas para nuevas aplicaciones tecnológicas, pero está sujeto a los presupuestos de los departamentos vinculados a Defensa.

Entre los objetivos del plan destacan potenciar la I+D en la industria aeronáutica, situar a Andalucía como referente mundial en aviación de transporte militar, posicionarse en los mercados emergentes y diversificar su cartera de negocio con las tractoras internacionales

La concentración empresarial es otro de los factores predominantes en el sector en los últimos años, con más de 800 adquisiciones y fusiones desde 2007, y que viene generada por la demanda de los grandes fabricantes al solicitar la presencia de empresas con capacidad para afrontar paquetes de trabajo de manera integral y compartidos a riesgo financiero, lo que en Andalucía ha generado nuevos consorcios y grupos empresariales que han ganado mayor músculo económico como Elimco, Sevilla Control, UMI o Airgrup, además de los Tier One ya mencionados Alestis, Aciturri y Aernnova.

Otra tendencia igualmente importante es el modo de relación que se está imponiendo entre las empresas subcontratistas y los constructores aeronáuticos, bajo el modelo Go Global, Go Low Cost y Go Dollar, en el que se pide una mayor capacidad técnica y tecnológica global, con clientes y socios que puedan trabajar en todos los continentes, manteniendo precios competitivos en operaciones industriales de menor valor añadido, y con el dólar como moneda para la firma de los contratos comerciales. Por último, para que el sector aeronáutico andaluz esté bien posicionado en el nuevo contexto internacional es indispensable mantener un alto grado de innovación y competitividad a través de la consolidación de sus capacidades existentes y la apuesta por nuevos procesos y actividades de valor añadido en los nichos con mayor proyección de futuro dentro de la industria aeronáutica, como son la aviónica y los sistemas embarcados, robotización y automatización, simulación y entrenamiento, los sistemas aéreos no tripulados (UAV’s o UAS’s) y el desarrollo de nuevos materiales, componentes y/o sistemas aeroespaciales.

Ante este escenario, los retos que se plantea el sector aeronáutico andaluz son ganar dimensión operativa, músculo financiero y capacida-des de ingeniería, tecnología y de conocimiento a través de procesos de colaboración empresarial; incrementar la competitividad de las empresas hacia los segmentos de mayor valor añadido; aumentar su presencia en los mercados internacionales emergentes (Rusia, China, India, Brasil), así como en los mercados clásicos europeo y norteamericano; y desarrollar nuevos nichos de mercado a través de actividades de la cadena de valor del negocio poco representadas en Andalucía (mantenimiento y modernización de aeronaves, aviación general, aviones de negocios, helicópteros, Espacio, motores).

Objetivos y actuaciones estratégicas

El Programa de Acción del Sector Aeroespacial de Andalucía, que abarca el periodo 2010-2013, presenta una agenda de objetivos específicos que la industria andaluza considera fundamentales para convertirse en un área productiva altamente competitiva, sostenible en el tiempo y una de las grandes impulsoras de la economía y el empleo en la región.

Entre estos objetivos se incluyen situar a la comunidad como referente mundial en aviación de transporte militar y de misión; mejorar la competitividad de las actividades de fabricación de aeroestructuras, especialmente en materiales compuestos; posicionarse en los mercados emergentes; ampliar el volumen de negocio con las tractoras tradicionales y con los Tier One europeos, así como facilitar la entrada de otros integradores; incrementar el peso del sector aeroespacial andaluz en el conjunto nacional y lograr una mayor representación institucional en los órganos de decisión nacional e internacional.

El plan también busca impulsar la localización en la FAL del A400M de la ingeniería de diseño, desarrollo de sistemas y equipos de misión, pruebas y ensayos, postventa, formación y mantenimiento de aviones de transporte militar; mejorar los niveles de cooperación empresarial entre Alestis y la industria auxiliar del sector; potenciar el establecimiento de un centro de I+D+i como dinamizador de las prioridades tecnológicas; fomentar la participación en proyectos de I+D y programas nacionales e internacionales; incrementar la inversión en I+D+i en la industria auxiliar; mejorar las tecnologías básicas empleadas en el sector e incorporar los servicios de asistencia en calidad a la gama de productos de la industria andaluza.

Otros objetivos recogidos en la hoja de ruta son potenciar las alianzas con las Universidades, Organismos Públicos de Investigación (OPI’s) e instituciones nacionales e internacionales, fortalecer el sector auxiliar en gestión, operación y solidez económica, mejorar y conservar el liderazgo en la capacitación profesional del sector e impulsar medidas para la sostenibilidad ambiental sectorial Todas estas premisas se concretan en una serie de proyectos, actividades y actuaciones algunas de las cuales ya han sido puestas en marcha por el cluster aeronáutico andaluz, como la creación de infraestructuras de la innovación y la I+D+i (la Fundación Andaluza para Desarrollo Aeroespacial, el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales, CATEC, o el Centro de Ingeniería Aeroespacial y Aeronautic Suppliers Village en el Parque Tecnológico Aeroespacial de Andalucía Aerópolis, estos dos últimos actualmente en construcción) o de un centro de formación y entrenamiento de pilotos y simuladores de vuelo (ubicado en la factoría de Airbus Military en San Pablo, Sevilla, para aviones de transporte militar como el A400M).

Otras iniciativas destacadas que ya son una realidad son el establecimiento de nuevos espacios para ensayos de vuelo y experimentación de aeronaves no tripuladas (como las instalaciones del Instituto nacional de Técnica Aeroespacial disponibles en Huelva o el centro ATLAS en Jaén que estará operativo el próximo año) y la aprobación para situar el centro de excelencia de UAV’s de EADS en Andalucía. Como medidas importantes que también se incluyen en este ciclo de actuaciones se encuentran la creación en el CATEC de la SMn, una unidad de detección (screening), tutelaje (mentoring) y apoyo (nurtuting) de grupos promotores de posibles spin-offs y Empresas de Base Tecnológica en incubación; articular la implicación de las empresas andaluzas en los proyectos y líneas de innovación europeos (SESAR, CLEAn SKY. COIn, CEnIT, ect.), mejorar la infraestructuras de conexión a internet en los parques tecnológicos Aerópolis (Sevilla) y Tecnobahía (Cádiz) y utilizar las herramientas TICs para el fomento de la colaboración entre las firmas del sector a través de redes de gestión.

El programa también contempla acciones para fomentar los procesos de concentración empresarial y la diversificación de productos de la industria auxiliar hacia otros de mayor valor añadido; facilitar la adaptación a los instrumentos financieros disponibles a las necesidades del sector aeronáutico; establecer reservas de suelo industrial para las futuras demandas de la industria aeroespacial en Andalucía; desarrollar actuaciones de difusión del sector y misiones comerciales para la empresa auxiliar; impulsar la implantación de las energías renovables y fomento de la eficiencia energética en el sector y los parques tecnológicos aeronáuticos; y mejorar las prácticas de la gestión medioambiental en las empresas.

La mejora de la cualificación del personal directivo y técnico y la implantación de una nueva especialidad aeronáutica en la Formación Profesional Reglada, así como el impulso de la Formación Profesional Ocupacional en el sector, son otras de las actuaciones concretas que se recogen en este ambicioso plan, con el que la industria andaluza pone rumbo decidido hacia los nuevos retos estratégicos del futuro aeronáutico.

El CATEC o el Centro de formación y Entrenamiento de Pilotos y Simuladores de vuelo de Airbus Military son algunos de los proyectos del Programa de Acción del Sector Aeroespacial de Andalucía que ya se han puesto en marcha