STSA comienza el pintado de los aviones A320 de Airbus en Sevilla

Empresas Relacionadas: 
Revistas Relacionadas: 
10 Enero 2011

La empresa andaluza, especializada en pintura, sellado y acondicionamiento de aeronaves, se ha consolidado en apenas seis años de vida como una de las firmas más destacadas en el sector aeronáutico nacional y europeo en el desarrollo de este tipo de trabajos. Con una plantilla de 140 empleados y una facturación de 9 millones de euros en 2009, STSA está centrando su actual carga de trabajo en los aviones civiles debido al retraso del programa del A400M, y su hangar de pintura en las instalaciones de San Pablo Sur en Sevilla han sido certificado por Airbus para el pintado de sus aviones de cadena

La trayectoria de la empresa andaluza STSA (Sociedad de Tratamientos de Superficies Aeronáuticas) ha recorrido un camino paralelo a la historia reciente del sector aeronáutico en Andalucía, que en los últimos años sólo ha sabido crecer en ingresos, empleo y tecnología hasta alcanzar una posición referencial en el panorama nacional y europeo y competir con otras prestigiosas compañías por la obtención de importantes contratos en el mercado internacional.

Esta joven firma especializada en la pintura, sellado y acondicionamiento interior (Basic Furnishing) de aviones y aeronaves es un claro ejemplo de las iniciativas empresariales andaluzas que han apostado por trabajar en una de las industrias más emergentes de los últimos 25 años en España y que ha aprovechado su oportunidad, para convertirse en una de las firmas líderes en su ámbito de actuación hoy día. Y es que desde su nacimiento hace sólo siete años, en enero 2004, STSA ha ido creciendo paulatinamente en capacidad productiva y carga de trabajo hasta alcanzar los 9,2 millones de euros en facturación en 2009 y disponer de una plantilla con un total de 140 trabajadores.

Este último dato es especialmente significativo para los responsables de la compañía, ya que en tiempos de crisis como el que el sector empresarial está atravesando en la actualidad, STSA ha crecido en esta materia un 250% en los últimos tres años. Todo un signo de éxito a pesar de su corta experiencia en la industria aeronáutica. Asimismo, la empresa andaluza se ha hecho con una importante cartera de clientes del sector aeronáutico nacional y europeo, entre las que destacan compañías como Airbus, Airbus Military, Alestis, Aernnova, Alitalia y Air France Industries. Entre sus instalaciones principales se encuentran un hangar de pintura y tratamientos superficiales en propiedad ubicado en la factoría de San Pablo Sur de Sevilla, así como otro pabellón en explotación en el recinto de San Pablo Norte, ambos en los terrenos de la compañía Airbus Military junto a la FAL del A400M y el aeropuerto de la capital hispalense.

Diversificación del trabajo

El notable crecimiento que ha experimentado STSA en todo este tiempo se debe a la consecución de diferentes contratos con grandes empresas del sector, en especial uno más ambiciosos e interesantes del sector aeronáutico europeo en su campo de especialización: el del A400M. La empresa ganó el concurso para ejecutar las labores de pintura y sellado del avión de Airbus Military, hasta el 2024, así como pintura, sellado y acondicionamiento interior para el resto de aviones de la división de transporte militar del fabricante europeo, el C212, C295 y CN235. Sin embargo, los retrasos de más de tres años en este programa han hecho que la firma andaluza se replanteara diversificar su trabajo hacia el área de los aviones civiles, hasta que se inicie la producción en cadena del A400M. Para ello, STSA ha aprovechado precisamente las condiciones en las que se rubricó el contrato, ya que puede disponer de las instalaciones para pintar otros aviones con la salvedad de que el A400M tiene prioridad ante otras aeronaves. Esta estrategia es la que le ha permitido garantizar su facturación y solvencia económica en los últimos años.

En concreto, desde junio de 2008, cuando se estrenó el hangar de la empresa ubicado dentro del complejo de la FAL del A400M, han pasado por sus instalaciones casi 40 aviones, cuatro de ellos del nuevo modelo de transporte militar. En estos dos años, la compañía ha realizado trabajos para aviones de muy diferente talla y uso, como los aviones A320, Boeing 737, CL215 o el P3 Orion, además de los productos militares de Airbus Military. Según destacan sus responsables, STSA ha hecho un gran esfuerzo comercial para traer nuevos clientes y diversificar las tareas ante la espera de la producción en serie del A400M. La compañía puede disponer de las instalaciones para otros proyectos, si bien confía en que en un periodo de cinco años, cuando el programa del A400M alcance su fabricación a pleno rendimiento, apenas quede sitio para trabajar con otros modelos, ya sean civiles o militares.

Y es que la capacidad máxima que podría albergar sería para un total de 34 aviones A400M al año. Otra noticia importante para el grupo en los últimos meses ha sido la certificación, por parte de Airbus, del hangar de pintura de San Pablo Sur para el pintado de sus aviones de cadena, tareas que se han comenzado con el tratamiento de los A320 provenientes de las líneas de montaje de Toulouse y Hamburgo.

De esta forma, Sevilla entra en el plan de aviones civiles de Airbus, realizándose en las instalaciones de STSA tanto el proceso de pintura como la recepción de la misma por el cliente final. Tras el retraso del programa A400M, esta actividad mantendrá la rentabilidad de la inversión efectuada en el hangar mientras la cadencia de fabricación del avión A400M consiga cumplir con el 100% de la carga que soporta el pabellón.

Expansión internacional Lejos de conformarse con el éxito alcanzado hasta el momento, la empresa andaluza tiene la vista puesta en nuevos horizontes en el mercado exterior para desarrollar un proceso de expansión internacional que le permita lograr nuevos contratos y clientes, dentro de su área de especialización. Así, STSA está estudiando gestionar una planta de pintura implantada en México por otra sociedad. De hecho, Sudamérica y EE.UU. son los mercados en los que la empresa ha mostrado mayor interés, ya que el grupo, que pinta casi el 50% de los aviones en Europa, trabaja en cerrar una fusión que le permitiría incorporar a sus activos 20 hangares de pintura en el continente americano. Asimismo, la empresa se está planteando la posibilidad de abrir una nueva planta de pintura en Europa, si las condiciones de trabajo lo requieren, y que podría disputarse entre los países de Europa del Este como Polonia y la República Checa, y también Sevilla, si bien la decisión, aún no está madurada.

Se trata de proyectos que demuestran el objetivo de la empresa por continuar creciendo dentro de la industria aeronáutica internacional y mejorar su competitividad en el futuro, para, de este modo, afianzar su posición actual y convertirse en una de las compañías de excelencia dentro del subsector de pintura, tratamientos superficiales y acondicionamiento interior de aviones.