Acuerdo definitivo para la financiación del A400M

Empresas Relacionadas: 
Revistas Relacionadas: 
thumbnail
Aeronáutica Andaluza nº14
Enero - Marzo 2010
1 Enero 2010

Los países clientes del A400M y el consorcio aeronáutico europeo EADS han alcanzado un acuerdo final para salvar el programa del avión de transporte militar que se ensambla en Sevilla y en el que trabaja una parte importante de las empresas del sector aeronáutico andaluz. las naciones implicadas en el proyecto aportarán un total de 3.500 millones de euros para hacer frente a los sobrecostes de la aeronave, a cambio de garantías adicionales mediante la participación en futuras exportaciones a otros países

Las empresas del sector aeronáutico andaluz respiran más tranquilas. Tras varios meses de intensas y complicadas negociaciones, los siete países clientes del A400M han alcanzado finalmente un acuerdo con el consorcio aeronáutico europeo EADS para la financiación de los sobreostes del avión de transporte militar, cifrados en torno a los 11.000 millones de euros.

Las naciones implicadas en el programa, España, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Bélgica, Luxemburgo, y Turquía, aportarán definitivamente un total de 3.500 millones de euros para hacer frente a los problemas económicos del proyecto derivados de las dificultades técnicas y los retrasos surgidos durante el desarrollo de la aeronave, fundamentalmente en los motores, que puso en peligro el proyecto de defensa europeo y obligó a las naciones y a la compañía a negociar una ayuda financiera y buscar garantías.

Se trata de una cifra bastante menor a la que reclamaba inicialmente EADS, 5.300 millones, pero que el grupo ha considerado suficiente para poder relanzar un programa que acumula tres años de retrasos.

El rescate definitivo del A400M incluye un total de 2.000 millones de euros en ayuda directa, o un aumento del 10% sobre el precio inicial acordado para los 180 aviones solicitados por los países, cuyo precio de partida se fijó en 20.000 millones. Asimismo, se entregarán otros 1.500 millones de euros -llegando así a los 3.500 millones totalesen forma de garantías mediante la participación en futuras exportaciones a otros países, según precisó la compañía aeronáutica, que considera que ahora hay “una base sólida para un desarrollo exitoso del programa A400M”, que se ensambla en las instalaciones de Airbus Military en San Pablo, Sevilla, y en el que trabaja una parte importante de las empresas del sector aeronáutico andaluz.

El acuerdo prevé también la renuncia de los siete países a posibles indemnizaciones por los retrasos y contempla la revisión al alza de la provisión por pérdidas del programa para el año 2009 a 1.800 millones de euros. El presidente de EADS, Louis Gallois, señaló que aprecia “profundamente” el apoyo de los siete países clientes al programa del avión militar y subrayó que gracias al acuerdo alcanzado entre ambas partes, el proyecto “vuelve a estar encarrilado”. “Aunque el grupo tiene que dotar una significativa provisión adicional, esto estabiliza el programa", subrayó.

Este pacto final, que ahora debe ser aprobado y ratificado por los diferentes gobiernos y parlamentos, fue anunciado a principios de marzo en Berlín durante la reunión de los ministros de Defensa de los países clientes del A400M, donde celebraron nuevas negociaciones con EADS para impulsar definitivamente el proyecto. No obstante, y a pesar de todo, aún quedan algunos flecos por cerrar de manera definitiva que deberán ser resueltos en las próximas semanas, ya que por ejemplo, Gran Bretaña está en desacuerdo con otras naciones sobre cómo debería ser designado el reparto económico e insiste en que quiere que el dinero sea devuelto.

Dura negociación

Hasta este pacto definitivo para salvar el A400M han transcurrido varios meses de duras y tensas negociaciones y reuniones entre EADS y las naciones integradas en el proyecto. Las presiones por parte de la compañía europea han estado muy presentes en los últimos meses al entender que era necesario un mayor esfuerzo por parte de los países para asumir los sobrecostes del avión, así como para conocer lo antes posible la respuesta de los gobiernos a los planteamientos ofrecidos por el grupo, interesado en dilucidar el futuro del A400M antes de verano.

Las presiones por ambos lados propició incluso que EADS advirtiera a Alemania, Francia y España, principales impulsores del A400M, con la paralización del proyecto aeroespacial Talarion, la apuesta europea en el ámbito de los aviones no tripulados (UAV) y que la industria aeronáutica en España considera clave, puesto que supone la mayor participación española en un proyecto aeronáutico internacional (33%), y de cuya viabilidad depende en buena parte que EADS instale en nuestro país su centro de excelencia de UAV, así como un centro de pruebas y entrenamiento para estos aviones.

El tenso tira y afloja ha ido limándose con el paso de las semanas hasta concretar una propuesta que ha resultado finalmente satisfactoria para el consorcio aeronáutico y los países del A400M. El principio de acuerdo se gestó a finales de febrero en el encuentro que los ministros de Defensa celebraron en Palma de Mallorca, con motivo de los actos de presidencia española de la Unión Europea. Allí los representantes de los países ya hablaron de “avance significativo” en las negociaciones con EADS y de que el acuerdo se encontraba en la recta final.

La propia ministra española de Defensa, Carme Chacón, anunció el principio de acuerdo entre los Gobiernos y la compañía para salvar el A400M. “Los países implicados en el proyecto han dejado patente su compromiso y su voluntad de llegar a un acuerdo cuanto antes. El programa del A400M es un éxito de la industria aeronáutica europea”, señaló.

Respaldo andaluz

La noticia, como no podía ser de otra forma, ha sido acogida con satisfacción en Andalucía y en las empresas el sector aeronáutico de la comunidad. El consejero de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía, Martín Soler, se felicitó por el acuerdo definitivo alcanzado entre los siete países compradores del avión de transporte militar y señaló que este convenio “permite lanzar el programa del A400M” que, en términos de empleo e industria aeronáutica, destacó, “significa que Andalucía, a través del eje Sevilla-Cádiz, se consolide como el tercer polo aeronáutico más importante de Europa” junto con Toulouse (Francia) y Hamburgo (Alemania)”.

Soler aseguró que el proyecto “es un espaldarazo muy importante para la industria aeronáutica andaluza, que ha dado un salto cualitativo al especializarse en nuevos materiales, ingeniería y software; en definitiva, en inteligencia y conocimiento”, dejando de ser “una región donde tradicionalmente la industria aeronáutica estaba ligada a la chapa”. La industria aeronáutica andaluza también ha mostrado su alegría por el pacto suscrito, en especial la treintena de empresas que participan directamente en el desarrollo del A400M, que precisamente ha servido para demostrar la capacidad de trabajo y la tecnología con la que cuentan actualmente las firmas del sector en nuestra comunidad.

Asimismo, el acuerdo ha sido considerado un éxito por parte de los representantes de los trabajadores de la Línea de Montaje Final (FAL), EADS a nivel nacional y de los sindicatos, que, sin embargo, esperan expectantes conocer cómo se sufragará el sobrecoste del programa y sobre todo, si afectará a una posible reestructuración de las planta e incluso, al recorte de puestos de trabajo.

La FAL del A400M ha supuesto una inversión de casi 400 millones de euros en Andalucía, y supone actualmente una subcontratación directa por valor de 180 millones para la industria auxiliar andaluza, que podría alcanzar los 600 millones de acuerdo un las previsiones del programa, que en términos de empleo directo corresponden a 260 puestos de trabajo directo y estable en dicha industria. La FAL de San Pablo en Sevilla dará empleo directo a más de 450 personas cuando esté en pleno rendimiento, que se suman a las más de 1.000 que actualmente ya trabajan en sus instalaciones.

Pérdida de 763 millones de euros en 2009 debido al A400M

EADS registró en 2009 pérdidas por valor de 763 millones de euros frente a los 1.572 millones de euros que ganó en el ejercicio precedente, debido a las provisiones para retrasos en nuevos programas, en especial, el del A400M, que registró cargas por valor de 1.800 millones. La facturación sumó 42.822 millones de euros, un 1% menos que los 43.265 millones obtenidos en el ejercicio anterior, mientras que el EBITDA (beneficios antes de impuestos, intereses, depreciación y amortizaciones) se situó en 1.446 millones de euros, lo que supone un descenso del 67% con respecto a 2008.

La mayor parte de los 42.822 millones de euros de facturación correspondió a la división de aviones, Airbus, y a su filial Airbus Military, con un total de 28.067 millones, un 3% inferior al ejercicio anterior. En cuanto a las entregas, Airbus entregó un total de 498 unidades, una cifra récord, frente a los 483 aviones de 2008, aunque esta entrega se vio contrastada por el deterioro de los precios, especialmente en las entregas del modelo A330, así como por los efectos del cambio dólar-euro. La compañía registró 310 nuevos pedidos comerciales a lo largo del año, y las cancelaciones se mantuvieron en un total de 39 aviones. También se entregaron en 2009 diez unidades del gigante A380, y además, continúa el desarrollo del nuevo avión comercial A350, para el que se mantiene la fecha de entrega de las primeras unidades en un plazo de dos años.